ESCUCHA BUENA MUSICA EN ROCK N POP EL SALVADOR / CLICK ACA

RADIO VENCEREMOS

SU NACIMIENTO
En este instante comienza a trasmitir desde algún lugar de El Salvador, Radio Venceremos, emisora del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional… El pueblo unido jamás será vencido...”, así inicia el diez de enero de 1981 la primera transmisión del medio de comunicación rebelde, instalado al nor-oriente de El Salvador en plena guerra civil, producto de la miseria, la marginación y la crisis gubernamental.

En la cueva de las pasiones todo está listo. Son las nueve de la noche, se enciende el motor y se calibra el transmisor. Un trio de velas ilumina la mesa de operaciones donde un grupo de periodistas improvisa los mensajes que dan a conocer: “Ha llegado la hora. El pueblo, harto de sufrir tanto, ha decidido levantarse para conquistar su libertad!” Al tiempo que se dan las primeras palabras al aire, las columnas de milicianos parten a atacar el cuartel militar de San Francisco Gotera. La radio tenía su base en las montañas del norte del departamento de Morazán, cerca de la localidad de Perquín. Transmitía en onda corta y en FM. Fue fundada por el periodista venezolano Carlos Henríquez Consalvi (Santiago). La zona desde la que transmitía la radio era una de las áreas del territorio salvadoreño, controlada por el Ejército Revolucionario del Pueblo, una de las organizaciones integrantes del FMLN.

Con un viejo transmisor Valiant Viking, un amplificador de potencia de 700 vatios, una antena dipolo, una grabadora, un micrófono, un casete, y con la adaptación del rudimentario sistema a la onda corta, la emisora se conforma como el medio de información más fidedigno y creíble, luego de una cruzada oficial de asesinatos y persecuciones contra los periodistas que cubrían fiel y objetivamente los inicios de la guerra.

Entrado el primer mes del 81, el pueblo salvadoreño se bate en las calles con las fuerzas armadas dirigidas por el presidente Alberto Cristiani, asesoradas por Roberto D’Abuisson, jefe de los Escuadrones de la Muerte, y entrenadas por militares estadounidenses formados en la escuela para comandos especiales Fort Bragg, Carolina del Norte. En las calles de la capital, San Salvador, en Chaletenango, Cabañas, San Miguel, Usulután, La Paz, se multiplicaban los enfrentamientos, emboscadas y ataques por ambos bandos. Las bajas humanas se cuentan por miles. El Salvador, así como los demás países de Centroamérica, se convierte en territorio de conflicto armado y concentra la atención internacional, en el contexto de la llamada guerra fría.
La revolucionaria Mariposa, ferviente seguidora de los ideales libertarios del FMLN y antigua locutora y co-fundadora de Radio Venceremos en El Salvador.

En medio del torbellino de la década de los ochenta, un equipo de cuatro personas dio testimonio de los hechos que cambiaron el curso de la historia del Pulgarcito de América, como lo llamó la escritora Gabriela Mistral. Santiago, Mariposa, Maravilla y Morena, pseudónimos de los periodistas, idearon una barra programática adecuada para proyectar la realidad mediante unidades móviles que acompañaban el avance de las fuerzas insurgentes del FMLN, conectadas por medio de radio transmisores a la cabina central.

La emisora logró gran audiencia y su centro de transmisión se convirtió en blanco de constantes ataques por parte de la Fuerza Armada de El Salvador que consideraba estratégica su destrucción. En 1984, el coronel Domingo Monterrosa, un conocido jefe militar del ejército salvadoreño, murió durante un operativo, destinado a aniquilar Radio Venceremos. Los asesores estadounidenses supieron del papel estratégico que tenia la radio en un país en guerra, una explosiva situación social y un ejército del pueblo, por ello, lanzaron decenas de operativos, bombardearon poblaciones enteras para generar el terror y desactivar las trasmisiones radiales. Desembarcaron tropas semitransportadas en las zonas desde donde transmitió la radio para capturar la señal y distorsionarla. La ofensiva afectó a la población civil, el solo hecho de ser sorprendido escuchando los programas era señal de simpatía con la guerrilla y podría ser aniquilado por los Escuadrones de la Muerte.

La radio asumió un papel de denuncia permanente, aportando datos concretos de la violación sistemática de los derechos humanos y atrayendo la atención de los organismos internacionales interesados en la materia. Las emisiones de radio permitieron estimular el movimiento de solidaridad y se convirtió en el medio más confiable para la prensa internacional.

En 1992, después de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, Radio Venceremos fue autorizada a continuar sus transmisiones, en forma legal y recibió una licencia de FM ademas se logro el nacimiento de radio DOBLE F (102.1 FM), Posteriormente radio venceremos (100.5 FM) abandonó su carácter político y se transformó en una radio comercial, conocida simplemente como RV con formato adulto contemporaneo ingles. Actualmente la frecuencia de RV ha sido alquilada a una emisora cristiana evangélica.