ESCUCHA BUENA MUSICA EN ROCK N POP EL SALVADOR / CLICK ACA

ESCANDALO ENTRE RONALDO Y TRAVESTIS

El travesti Andre Luis Ribeiro Albertino, también conocido como Andreia Albertine, habla con los periodistas en Río de Janeiro, donde trabaja en la prostitución.

La policía de Río de Janeiro abrió ayer una investigación contra un travesti sospechoso de intentar extorsionar al futbolista Ronaldo, tras una frustrada noche de sexo pagado, que se convirtió en el escándalo del día en Brasil.

El jugador del Milán italiano, que se recupera de una grave lesión en la rodilla derecha, dijo que en la madrugada del lunes se llevó a un motel una prostituta y por teléfono contrató otras dos para una jornada de sexo.

Pero finalmente resultó que las tres chicas eran travestis. Tras una fuerte discusión dentro del motel, los prostitutos llamaron a la policía y los cuatro acabaron en la comisaría.

Ronaldo dijo a periodistas que, pese al equívoco, pagó 1,000 reales (unos 600 dólares) a los travestis, pero uno de ellos se negó a recibir esa cifra y exigía en cambio una suma mucho mayor para no armar un escándalo ante la prensa ni acusarlo de consumo de drogas. La asesoría de prensa del futbolista distribuyó un comunicado “ante los últimos acontecimientos y con el objetivo de aclarar que Ronaldo jamás consumió drogas”.

La rebelión de Andrea

El travesti fue identificado como Andre Luis Ribeiro Albertino, conocido como Andrea Albertino, al acudir a una comisaría de la policía de Río de Janeiro en el lujoso barrio de Barra de Tijuca.

Los noticieros estelares de televisión mostraron un vídeo de mala calidad grabado con un teléfono celular en el que aparece Ronaldo frente al travesti, con la misma ropa con la que apareció ante la prensa. “Es para probar que eres tú”, le dice Albertino en el vídeo que fue a parar al portal You Tube.

En su versión, Albertino afirmó que Ronaldo lo mandó a comprar drogas en la peligrosa favela 'Ciudad de Dios', mientras el futbolista permanecía en el hotel con los otros dos travestis. Como prueba Albertino mostró a periodistas un documento de un automóvil, a nombre de Ronaldo Luiz Nazario de Lima, que éste le habría dado como garantía.